Botas para mujer

Las botas son unas de las prendas más versátiles de las que dispone una mujer al momento de elegir un outfit.

Existen de todas las formas: Las que llegan hasta los tobillos, con tacón, con plataforma, con flecos, sencillas y de los colores que te puedas imaginar. Varían, en gran medida, de acuerdo a la ocasión o a la época del año en que van a ser usadas.

Tipos de botas

Si estás a punto de adquirir unas botas, debes saber que existen diferentes tipos según el momento en que se usarán y el tipo de cuerpo de quien las use. Si tomas en cuenta estas dos variables, podrás sacarle mejor provecho a tu inversión y lograr un look envidiable.

Botines: Llegan hasta los tobillos, actualmente son de los más usados y le van de maravilla a chicas altas, pues por su corte tienden a reducir el tamaño de las piernas. Sin embargo esto no quiere decir que estén prohibidas para las mujeres pequeñas, pues pueden usarlas con las plataformas que tan de moda están.

Hasta la pantorrilla: Quedan a unos centímetros más debajo de las rodillas. Su mejor uso es en invierno porque es una combinación de comodidad –al no ser tan altas- y de abrigo –porque cubren una parte importante de las piernas.

Acordonadas: Son simplemente botas con trenzas. Usualmente son a los tobillos y suelen ser muy elegantes. Preferiblemente deben usadas con faldas o shorts para que se aprecien mejor.

Bucaneras: Son las más largas de todas, cubren la mayor parte de la pierna, muy por encima de la rodilla. Este estilo es para las más arriesgadas, porque terminan haciendo que tus piernas se ensanchen un poco y el resto de tu look debe estar muy bien seleccionado.

El material también importa

Otro aspecto a tomar en cuenta antes de escoger unas buenas botas es el material con el que están realizadas. Unas de las más usadas, tanto por la variedad de estilos, como por su comodidad, son las botas de piel. Las características de las botas de piel hacen que su uso sea mucho más beneficioso que el de las que están hechas con materiales sintéticos.

Ya se ha mencionado, por ejemplo, la comodidad que brinda este material. Esto radica en que es la piel es muy flexible y se adapta mejor a la forma del pie y a los movimientos que éste realiza. Por esta razón las botas de este tipo son recomendadas para personas que tienen algún padecimiento o condición especial que afecta los pies. En ese mismo sentido, el material permite la transpiración de la piel, y en consecuencia hace que esté siempre fresca.

Uno de los beneficios más grandes que vas a notar en este tipo de botas es que son mucho más resistentes, esto debido a la flexibilidad de la piel. A diferencia de las sintéticas, a estas no se le van a formar esas desagradable grietas que se hacen al flexionar el pie en el caminar, y que al cabo de unos meses terminan por romperse.